jueves, 8 de agosto de 2019

ROBO AL CRISTO DE VILLARRÍN DE CAMPOS 1784 (2)


En ejecución y cumplimiento del  auto de oficio que antecede, yo el escribano doy fee, que en çompañia de Miguel Martín y Juan de la Fuente vecinos de esta villa y de Nicolás Domínguez alguacil ordinario de ella, para el reconocimiento del archivo que menciona la anterior providencia, y viendo ser cierto se hallaba en medio del camino que sale para Otero y Villafáfila, poco antes de dividirse, con todas cuato cerraduras abiertas, las unas levantadas violentamente, y las otras hechas pedazos, derramadas por el suelo una porción de calderilla, y dentro de él otros cuartos, ochavos y piezas, con un sólo real de plata que habiendo juntado y contado todo se halló ser veintitres reales y catorce maravedís: Pasé igualmente a la iglesia donde se notó uno de los dos postigos que tienen las puertas principales robada y hecha pedazos la postillera o burero del batiente donde entra el pestillo de la cerradura: Y en la puerta de la sacristía roto el entrepaño donde estaba clavada la cerradura, y por consiguiente levantada ésta; y dentro de la misma sacristía hecha igual diligencia con dos cerraduras que tiene una lacena o estante de dos puertas donde se custodiaba la plata labrada, y el dinero de las misas: y para que así conste lo pongo por diligencia que firmaron los dos testigos con el ministro y firmé.
  Mediante acreditarse la certeza del robo, aunque no se sabe a lo que asciende el número de la cantidad, su especie y alhajas que se han extraido y llevado así de la iglesia, como de su sacristía: para proceder con conocimiento cierto de lo que es todo, hágase saber a Baltasar Gómez, depositario de las limosnas del Santísimo Cristo, declare con toda expresión el dinero que se hallaba en el archivo robado, y en que moneda: y el sacristán Tomás Martínez, haga menudamente recuento de todas las alhajas de plata que sirven para adorno del culto divino en dicha iglesia; y declare igualmente si faltan algunas: y evacuado se notifique a los vecinos mas cercanos inmediatos a la iglesia; comparezcan a jurar y declarar en razón de si vieron hacer el robo, conocieron los insultores, notaron o experimentaron ruido, para ejecutarle, y lo demás que sepan, hayan visto, oido o entendido en el asunto; y lo msmo cualquiera otra persona de suerte que se pueda venir en conocimiento fijo, por sospecha fundada, o indicios de los legítimos agresores, y autos, pues por éste así lo proveyo, mando y firmó el señor don Manuel de Calzada alcalde ordinario de esta villa de Villarrín de Campos a los mismos veintidos del antedicho mes de mayo de 1784, por antemí el escribano de que doy fee.
   En la misma villa día mes y año citados yo el escribano hice saber el auto que antecedea Baltasar Gómez vecino de ella y depositario de las limosnas del Santisimo Cristo, en su persona que enterado dijo: que la cantidad robada del archivo por lo que mira a las especies de oro y plata no puede asegurarlo de pronto en el interin no se le toman cuentas con las entradas y salidas que ha habido, y si de la que se hallaba en calderilla, que ascendía con muy corta diferencia a trescientos ducados de vellón que es cuanto por otra puede declarar en razón de lo que se le previene; y para que así conste lo pongo por diligencia que firmo y firmé.
Luego inmediatamente yo el mismo escribano hice otra numeración como la que antecede aTomás Martínez, sacristán de la parroquia de esta villa en su persona que dijo: Tiene hecho formal recuento de toda la plata labrada que existe en dicha iglesia, tanto de lámparas como cruz, cálices y patenas, viril, incensario, vinajeras, platillos y demás que sirve para adorno en las funciones; y no obtante haber descerrajado la lacena o estante donde se custodian las alhajas manuales que van referidas, no llevaron ni la menor de ellas, aunque las tuvieron bien a la vista, con que se evidenció que los insultores sólo dirigieron su depravado intento a llevarse el dinero y no otra alhaja alguna para que no fuesen descubiertos: todo lo cual expreso ser así cierto, y lo firmo de que doy fee, y firmé.
   En la expresada villa de Villarrín a 23 días del nominado de mayo y año citado, ante el señor don Manuel de Calzada alcalde ordinario de ella, en consecuencia del auto próximo anterior que le ha sido comunicado, compareció Felix Barquero, vecino de ella, que reside inmediato a la iglesia, y de el susodicho tomo y recibo juramento por el nombre de Dios y una señal en cruz en forma según se requiere, y bajo de él prometió decir verdad en cuanto supiere y le fuere preguntado y siéndole por el tenor de lo resultivo de dicho auto que le fue manifiesto, por antemi el escribano dijo: es cierto y no lo puede negar que para amanecer del día de ayer veintidos del que rige, en su cama, entre dormido y despierto sintió algunos golpes pausados; esto es que mediaba algún tiempo de uno a otro, creyendo con toda evidencia que alguno de los labradores sus convecinos carpinteaba en los arreos y apeos de su labor como lo acostumbran, y había notado el testigo en varias ocasiones; con cuyo motivo no sabe otra cosa en razón de lo que contiene el mencionado auto: sólo si le parece que el robo ejecutado pudo ser cometido por sujetos muy inteligentes y versados, no tan solamente, en la disposición con que se hallaban las puertas, para facilitar la entrada, sino que eran diestros en hacer descerrajos, como los que se experimentan en el lance presente, que ha visto y reconocido bien por menor el testigo; pues a no ser así, mucho más estrago se hubiera causado en el rompimiento, y aún en el robo mismo, pues se hubieran llevado toda la plata labrada que sirve para el adorno de la iglesia y con especialidad a la capilla del Santísimo Cristo: y no puede decir más por ignorarlo, bajo de su juramento en que se afirmó, ratificó y lo firmó.


El documento original se halla en el Archivo Histórico Provincial de Zamora. Sección protocolos notariales: Antonio Carriegos.
Transcrito por Manuel Renau Sancho.

lunes, 29 de julio de 2019

HERIDO EN E MELONAR (2) Villarrín de Campos, 1784


Sépase que nos Josef Carneros vecino de esta villa de Villarrín de Campos, padre y legítimo administrador de Juan Antonio Carneros, Francisco Tapioles soldado miliciano del Regimiento Provincial de Toro, y tercera compañía, y Bartolomé Alonso de esta propia vecindad, y presos en la cárcel pública de esta citada villa. Decimos que habiéndose suscitado causa criminal en este juzgado a instancia, y querella dada por Miguel Martín, nuestro convecino, sobre supuestos malos tratamientos hechos a su persona en la noche del día veintiocho de agosto de este presente año, estando guardando un melonar que le pertenecía por propio en el casco de esta nominada villa, cuya ofensa afirma fue ejecutada por nos los dichos Francisco Tapioles, y Bartolomé Alonso, unidos con Juan Antonio Carneros, y Andrés Calvo, y de resultas de la información que dio se nos puso en prisión permaneciendo en ella mas hoy de tres semanas, sin embargo de haber solicitado la soltura bajo de fianza de estar a derecho en lo juzgado, y sentenciado para por este medio asistir a las indispensables labores de la presente sementera; en cuyo supuesto, y el de haberse experimentado los gravísimos perjuicios que se dejan conocer con tan dilatada prisión, mayormente cuando es imposible poder acreditar el recordado Miguel Martín fuese ninguno de nosotros el insultor de los malos tratamientos que aparenta; para remedio de tantos daños, y hacer ver nuestra inocencia, otorgamos que damos todo nuestro poder cumplido, el que de derecho en tal caso se requiere, y es necesario mas puede y debe valer a Bernardino Calvo de esta propia vecindad con clausula expresa de que le pueda jurar y sustituir en quien quisiere, y por bien tuviere, rebocar los sustitutos y crear otros de nuevo, especial para que en nuestro nombre, y con representación de nuestras propias personas, acción y derecho, pueda parecer y parezca ante la justicia ordinaria de esta misma villa y demás señores jueces y tribunales que convenga, y haciendo relación de cuanto va expresado, pida la libertad de la prisión libremente y sin costa alguna, y cuando lugar no haya, de lo menos bajo de caución juratoria, o fianza de estar a derecho; y consiguientemente se nos declare por libres de la referida demanda, condenándole a perpetuo silencio y todas costas como mal demandante: Y hasta conseguir lo presente pedimentos, haga requerimientos, protestas, contradicciones, y todo lo demás necesario, recuse jueces, abogados y escribanos, oiga autos y sentencias interlocutorios, y definitivas, consiéntalo en nuestro favor y de lo en contrario apele y suplique, siga las tales apelaciones y suplicaciones según y como viere y conviene, gane derechos provisiones, sobrecartas, y otros  despachos requiera con ellos para que se les de el debido cumplimiento, pida pruebas términos, renuncielos o consientalos, y finalmente practique cuantas diligencias y agencias judiciales, y extrajudiciales en oposición de la referida causa criminal, que nosotros hariamos y hacer podriamos presentes siendo, que el poder especial que para todo ello cada cosa o parte
se necesita el mismo damos a Bernardino Calvo y sus sustitutos amplo, y sin ninguna limitación con todas sus incidencias, y con ex.des libres, franca y general administración y con relevación y obligación que hacemos de nuestras personas, y bienes muebles, raices presentes y futuros, de haber por firme este poder y cuanto en su virtud fuere hecho, el cual para su mayor validación otorgamos ante el presente escribano con el poderio a las justicias renunciación de leyes, y la general en forma, en esta dicha villa de Villarrín a 14 de octubre de 1784, siendo testigos Juan Domínguez, Francisco Calvo y Alonso Rodríguez vecinos de ella, y los otorgantes que doy fee, conozco lo firmaron y firmé.

El documento original se encuentra en el Archivo Histórico de Zamora. Sección Protocolos Notariales Antonio Carriegos. Transcripción de Manuel Renau Sancho.

viernes, 19 de julio de 2019

ROBO AL CRISTO DE VILLARRÍN DE CAMPOS (1784)


En la villa de Villarrín de Campos a veintidos días del mes de mayo de 1784, el señor don Manuel de Calzada alcalde ordinario de ella, por antemi el Escribano dijo: que en este instante que serán como las cuatro de la mañana poco mas o menos, se le acaba de dar que en el camino que sale vía recta para Villafáfila, y Otero de Seriego, como a distancia de dos tiros de bala de la Iglesia Parroquial de la misma se halla extraido de ella, abiertas sus cerraduras, el archivo donde se custodían las limosnas que los fieles hacen a la Milagrosísima Imagen del Santísimo Cristo nombrado de Villarrín, con prueba evidente de habersele robado; y para proceder a la averiguación y castigo de los reos y cómplices de tan execrable delito, debía de mandarse y mandó su merced que primero y ante todas cosas, se pase con mi asistencia al reconocimiento del mencionado archivo, su aventura, sitio donde apareció; y consiguientemente al rompimiento de puertas de Iglesia, Sacristía, y demás que se denoten, para facilitar la entrada; y cuanto resulte se ponga por fee y diligencia, y autos para en su vista proveen lo que convenga, pues por ésto que su merced firmó, así lo mando de que doy fee.

El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.

Transcripción de Manuel Renau Sancho.

miércoles, 10 de julio de 2019

RENTA DEL CRISTO DE VILLARRÍN DE CAMPOS 1784



Sépase que yo Don Tomás Aparicio cura propio de la parroquial de esta villa de Villarrín de Campos, y administrador general de las limosnas, rentas y efectos que corresponden a la milagrosa efigie del Santísimo Cristo, nombrado de Villarrín, según así lo tengo acreditado judicialmente antes de ahora, Digo: que ante la justicia ordinaria de esta villa y por testimonio del presente escribano se ha seguido pleito por Miguel Gutiérrez, hoy difunto, y vecino que fue de Villalba de la Lampreana, y otros consortes de la una parte: de la otra Tomé Herrero de la misma vecindad: y otros asociados, contra Josef Bueno, así mismo difunto, y vecino que fue de esta villa sobre el goze y obtención de diferentes tierras de pan llevar que poseía éste dentro del término de la misma, las cuales habían quedado de María Rodríguez vecina que fue del lugar de Moreruela de los Infanzones, y pertenecían a los mencionados Gutiérrez y demás consortes, a representación de sus respectivas conjuntas como sobrinas carnales que se decían de la nominada María por haber muerto ésta abintestato, sin dejar descendiente, ni ascendiente alguno: Y habiendo resultado de la prueba hecha por el insinuado Josef Bueno tocan y pertenecen las expresadas tierras enteramente a dicha Devotísima Imagen del Santísimo Cristo, por especial donación que de ellas hizo la recordada María Rodríguez, así se declaró por la sentencia definitiva dada y pronunciada, por la ante dicha justicia con acuerdo y parecer del Licenciado Don Manuel Antonio Rodríguez Charro abogado de los Reales  Consejos residente en Villargarcía de Campos asesor nombrado, de que se interpuso apelación para ante los Señores Presidente y Oidores de la Real Chancilleria de la ciudad de Valladolid por parte del explica Miguel Gutiérrez y consortes, que le fue otorgada en los cinco de mayo del año próximo pasado mil setecientos ochenta y tres, y no habiendo mejorádola ni acudido por el testimonio para ello, aunque mediaron más de veintiseis días presentó cierto escripto pidiendo se declarase por desierta la dicha apelación y por pasada en autoridad de cosa juzgada la nominada sentencia, cuya pretensión se desestimó por entonces, mandando que la parte apelante dentro de diez días concedidos por vía de equidad se presentase en el oficio la mejora de la apelación, y no lo haciendo, acreditando yo ser tal administrador y celador de las limosnas y bienes de dicha Santa Imagen con citación contraria se probehería; y aunque en virtud de la citada providencia se cumplió por mi parte con lo mandado, y la apelante acudió por el testimonio, no hizo constar la mejora dentro del término prefinido; de forma que vueltos los autos al asesor, declaró por desierta la apelación interpuesta, y por pasada en autoridad de cosa juzgada la referida sentencia en los doce de agosto del propio año; y en los dieciseis del mismo, presentó la Real Providencia para la remesa de los autos, la cual no obstante dicha Providencia y declaración, se hizo como se mandaba, y seno citó para que dentro de ocho días fuere de enviarse el seguimiento de la causa: y usando de este remedio, otorgo que doy todo mi poder cumplido; el que de derecho se requiere, es necesario más puede y debe valer a don Manuel Rodríguez hurtano, procurador en la mencionada Real Chancilleria con clausula expresa de sobrest.on especial para que en mi nombre y con representación de mi propia persona, como tal administrador y celador pueda parecer y parezca ante los señores presidentes y oidores de ella, y haciendo relación de cuanto va expresado salga y se muestra parte en dicha causa pidiendo se confirme y apruebe la sentencia dada en ella por la justicia ordinaria de esta villa condenando a las partes contrarias en todas las costas, daños y perjuicios que se originaren en este recurso por malos demandantes; y hasta que así se consiga, presente pedimentos, haga requerimientos, protestas contra diz.es y todos los demás nez.o; Oiga autos y sentencias interlocutorias, y definitivas, consienta lo favorable y de lo en contrario suplique: Siga las tales suplicaciones o se aparte de ellas, según y como viere conviene: y finalmente practique cuantas diligencias y agencias judiciales y extrajudiciales se requieran y sean de hacer; que el poder especial que para todo ello cada cosa o parte se necesita el mismo doy a dicho don Manuel Rodríguez hurtano, y sus sustitutos amplo y sin ninguna limitación con todas sus incidencias, y dependencias anejidades y con ejidades, libre, franca y general administración y con relevación y obligación que hago de los bienes de dicha Santa Imagen, de haber por firme este poder y cuanto en su virtud se hiciere, el cual para su validación otorgo ante el presente escribano con el poderio a las justicias renuncian de leyes a mi favor, y la general en forma en esta dicha villa de Villarrín a siete días del mes de enero de 1784, siendo testigos Bernardo Alonso, Juan de la Fuente y Alonso Rodríguez vecinos de ella; y el otorgante que doy fee conozco y firmo, y firmé.
Derechos cuatro reales de vellón y no más, doy fee.

El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.
Transcripción de Manuel Renau Sancho.

jueves, 27 de junio de 2019

OFICIO DE TABERNERO, Villarrín de Campos, 1784




En la villa de Villarrín de Campos a quinze días del mes de febrero de mil setecientos ochenta y cuatro, Ante mí el escribano y testigos pareció presente Alonso Toranzo vecino de ella y dijo: Que habiéndosele rematado el abasto de la taverna en público Conzejo como es costumbre para todo este presente año como mayor y mejor postor en cantidad de cinco mil y trescientos reales de vellón con ciertas condiciones, se le ha pedido en este día por Domingo Gómez mayordomo de los propios, y rentas de esta mencionada villa, haga y otorgue la correspondiente escriptura d obligación y fianza para la seguridad de dicho abasto: y viendo ser justo, desde luego en la mejor vía y forma que haya lugar en derecho. Se obligaba y obligó con su persona y bienes, muebles, raizes presentes y futuros, a la paga y satisfacción de los mencionados cinco mil y trescientos reales de vellón por razón de dicho abasto; y además de lo referido a guardar y cumplir las condiciones del remate, que a la letra son del tenor siguiente:
Primeramente que el maravedí en azumbre de las que se consuman en su taverna por menor, para el hospital de niños expósitos de la ciudad de León, con que se halla gravada esta villa ha de ser de su cuenta, y acreditar la paga con recibo de èsta satisfecho el arrendatario, o persona a cuyo cargo corra la percepción, bajo la pena de ser responsible a cuantos perjuícios se originen por su demora.
2ª Que de su cuenta y riesgo se ha de poner en Arcas Reales de la misma ciudad de León, el decho de sisa con que esta villa contribuye anualmente, rebajándole su importe del total que debe satisfacer a esta dicha villa: Y si por su omisión en hacer la paga o pagas a tiempos oportunos, se …. ministro, serán igualmenete de su cuenta las costas, y salarios que se causaren.
3ª Que en cada cántaro de vino que se consuma en su taverna siendo de tierra de Toro, o Zamora, sólo se le ha de dar por razón de ganancia cuatro reales de vellón: pero se fuere de Campos, tres; y si lo tomare dentro de esta villa lo que por la justicia se considere; bien entendido que si faltare el vino en la tabla, mas de cuatro horas continuadas, sufra la multa que se le imponga: como tambien si el vino que vendiere ni fuere de paso; pero si subcediere por algún acaso, no tener vino tinto, pueda suplir el blanco, siendo de calidad, aunque la venta de éste sólo ha de durar el tiempo que se juzgue conveniente por dicha justicia y no más.
4ª Que desde el martes de cada semana pasadas las doce de la noche, hasta el miércoles a la misma hora, puedan todos los vecinos, hijos de vecino, y residentes en las labores de temporada, comprar vino desde quartilla arriba, libremente y sin embarazo, a cualesquiera vinateros, o tratantes: advirtiendose que esta facultad no la han de tener los pasajeros ni otra persona alguna, bajo la pena de ser castigados.
5ª Y con condición que ha de dar de balde todo el vino necesario para las misas que se celebren por año en la Parroquial de esta referida villa.
   En cuya conformidad otorga la nominada obligación el citado Alonso Toranzo, y a mayor abundamiento daba y dió por sus fiadores para la seguridad del mencionado abasto a Josef Pedrero y Juan Calvo menor; y para el acarreo y venta de vino a Francisco Gómez todos de esta vecindad, los cuales estando presentes, ciertos, y sabedores de lo que en este caso les toca y pertenece; y haciendo como hacen deuda y negocio suyo propio se constituían y constituyeron por tales fiadores; y en su consecuencia todos tres juntos juntamente de mancomún avoz de uno y cada uno
de por si, y por el todo insolidum renunciando como expresamente renuncian las leyes de la mancomunidad según y como en cada una de ellas se contiene, se obligaban y obligaron con sus personas y bienes muebles, raices presentes y futuros, a que el antedicho Alonso Toranzo cumplirá en todo y por todo en lo que va relacionado en esta escriptura sin faltar a cosa alguna, y en su defecto lo harán y cumplirán estos otorgantes respectivamente como tales sus fiadores, y para ello dan poder a las justicias de S.M. competentes de su fuero, reciben la presente por fuerza de sentencia pasada en juzgado, y renuncian todas leyes y derechos a su favor con la general en forma; siendo testigos Bernardo Alonso, Baltasar Gómez y Alonso Rodríguez vecinos de esta dicha villa y los otorgantes que doy fee conozco, firmaron los que supieron, y por los que no uno de dichos testigos y firmé el escribano Antonio Carriegos.


El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.

Transcripción de Manuel Renau Sancho.

viernes, 14 de junio de 2019

FIANZA POR TRIGO DEBIDO (Villarrín, 1784)





En la villa de Villarrín de Campos a veinte días  del mes de noviembre de 1784, ante mi el escribano y testigos infraescriptos pareció presente Nicolás Domínguez vecino de ella, y dijo, que por cuanto en los diecisiete de este presente mes se hizo y travó ejecución en la persona y bienes de Pablo del Pozo de esta vecindad y en el siguiente día dieciocho en la de Ángel Domínguez su convecino a instancias de Francisco Gullon vecino de Benavente por cuantía de seis cargas de trigo, y cuatro de centeno que en fuerza de escriptura de obligación consta le están debiendo con otros mancomunados por igual cantidad que les dio por vía de empréstito y que en virtud de depósito exorto librado por su señoría el señor don Gaspar de Lerín Bracamonte del consejo de S.M. su alcalde del Crimen de la Real Audiencia y Chancilleria de Valladolid se les manda dar fianza de saneamiento o que en su defecto se les ponga presos: desde luego el otorgante cierto y sabedor de su derecho y de lo que en este caso le toca y pertenece por evitar esta molestia y vejación de su libre y espontanea voluntad, sin fuerza, ni apremio que a ello le obligue, por la presente y suterior en la mejor vía y forma que haya lugar en derecho, se constituye por fiador en la referida ejecución, y como tal se obligaba, y obligó a que los bienes ejecutados de que tiene entera noticia son ciertos y bastantes para la paga de la dicha cantidad, costas y salarios causados, y que se causaren hasta el real y efectivo pago; como también que al tiempo del remate habrá postores en ellos y caso que no satisfará el otorgante dicho principal y costas con los suyos, para lo cual desde ahora los sujeta y obliga para que contra ellos se proceda, y a este fin da poder a las justicias de S.M. y con especialidad a los señores Gobernador y Alcalde del Crimen de dicha Real Audiencia a cuya jurisdicción se somete con renunciación de su domicilio y la Ley Sit Cumbenerit de jurisditiones omnium judicum, y demás de su favor con la general em forma: así lo otorgo ante mi dicho escribano Antonio Carriegos, siendo testigos Alonso Rodríguez, Diego Garzón, y Juan de la Fuente vecinos de esta mencionada villa de Villarrín, y el otorgante que doy fee conozco, lo firmó y firmé.
Derechos cuatro real de vellón y no más doy fee.

El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.
Transcripción de Manuel Renau Sancho.

domingo, 2 de junio de 2019

DESOBEDIENCIA A LOS PRECEPTOS (Villarrín de Campos, 1784)




En la villa de Villarrín de Campos a treinta días del mes de octubre de mil setecientos ochenta y cuatro, ante mí el escribano y testigos infrascriptos pareció presente Baltasar Gómez vecino de ella y dijo: que por cuanto se está procediendo criminalmente del noble oficio de justicia contra la persona y bienes de Félix Barquero ( cirujano) de esta propia vecindad, sobre cierta inobediencia a los preceptos judiciales y resistencia a la entrega de un bagaje, como más largamente resulta de los autos obrados en esta razón; y habiéndosele puesto en prisión, le está concedida la soltura bajo la competente fianza de la Hacienda; en cuya virtud, y para que tenga efecto lo susodicho, en la mejor vía y forma que haya lugar en derecho, se constituye el otorgante por fiador del mencionado Félix Barquero, y en su consecuencia se obligaba y obligó con su persona y bienes muebles, raíces, presentes y futuros a que siempre y cuando que por el señor Juez que de dicha causa conoce, u otro que lo fuere competente, le fuere mandado volver y restituir en calidad de preso al explicado Félix, según hoy se halla, lo ejecutará el otorgante con la debida promptitud, y no lo haciendo pagará lo que contra el memorado Barquero fuere juzgado, y sentenciado, para lo qual hace deuda y negocio ajeno suyo propio, y renuncia cualquiera beneficio que le sufrague, y la kley sancimus Cod de fidejusoribus, respecto desde ahora para cuando llegue el caso hace allanamiento a satisfacer por si cualquiera condenación que por la sentencia se hiciese contra el explicado Félix Barquero : Y para su cumplimiento dar poder a las justicias de S.M. competentes de su fuero que de la causa conforme a derecho puedan y deban conocer, recibe la presente por fuerza de sentencia pasada en juzgado, y renuncia todas leyes y derechos de su favor con la general en forma: y así lo otorgó por firme ante mi dicho escribano Antonio Carriegos. Siendo testigos Juan Domínguez, Juan de la Fuente y Alonso Rodríguez vecinos de esta dicha villa, y el otorgante que doy fee, conozco, lo firmó y firmé. Derechos cuatro reales de vellón y no más. Doy fee.

Manuel Renau Sancho

lunes, 27 de mayo de 2019

RESULTADOS ELECCIONES MUNICIPALES EN VILLARRÍN DE CAMPOS (Zamora) 26/05/2019









Distribución de escaños

Partido Popular:    6

Partido socialista:  1


Resumen de resultados

Escrutados: 100%

Escaños: 7

Censo: 369

Participación:  79,13%

Votos totales:  292

Abstenciones: 77

Votos nulos:  5

Votos blanco: 8




Felicitamos a los concejales elegidos, deseando que el nuevo equipo de gobierno tenga éxito en la realización de las  tareas que sin duda serán muchas.  Ofrecemos desde este medio de difusión, nuestra colaboración, en aquellos temas que podamos ayudar.
Enhorabuena al pueblo de Villarrín por su alta participación en estos comicios.






sábado, 25 de mayo de 2019

HERIDO EN EL MELONAR (Villarrín de Campos, 1784)



En la villa de Villarrín de Campos a veinticinco días del mes de octubre de 1784, ante mí el escribano y testigos infraescritos pareció presente Juan Domínguez vecino de ella y dijo: que mediante se está procediendo criminalmente en este juzgado contra las personas de Bartolomé Alonso, Juan Antonio Carneros, Andrés Calvo y Francisco Tapioles, vecino, naturales y residente en esta villa. Sobre imputárseles haber herido y maltratado a Miguel Martín, de esta misma vecindad la noche del día 28 de agosto de este presente año estando custodiando un melonar que le pertenecia por propio dentro de este término; y habiendóseles puesto en prisión les está concedida la soltura bajo la competente fianza; en cuya verdad y para que tenga efecto lo susodicho, en la mejor vía y forma, que mas haya lugar en derecho, se constituye el otorgante por fiador de los mencionados Bartolomé Alonso, Juan Antonio Carneros, Andrés Calvo y Francisco Tapioles; y en su consecuencia se obligaba y obligó con su persona y bienes muebles, raices presentes y futuros a que siempre y cuando que por el señor juez que de dicha causa conoce, u otro que lo fuere competente, le fuere mandado volver y restituir en calidad de presos a los susodichos según hoy se hallan lo ejecutará con la debida prontitud, y no lo haciendo pagará lo que contra ellos fuere juzgado y sentenciado, para lo cual hace deuda y negocio ajeno suyo propio, y renuncia cualquiera beneficio que le sufrague y la Ley Sancimus Cod de fide jusoribus, respecto desde ahora para cuando llegue el caso, hace allanamiento a satisfacer por si cualquiera condenación que por la sentencia se hiciere contra los nominados Bartolomé Alonso y consortes: Y para su cumplimiento da poder a las justicias y jueces de S.M. competentes de su fuero que de la causa conforme a derecho puedan y deban conocer, recibe la presente por fuerza de sentencia pasada por juzgado, y renuncia a todas leyes y derechos de su favor con la general en forma, y así lo otorgo por firme ante mi dicho escribano, siendo testigos Pasqual Calvo, Manuel de la Prieta y Alonso Rodríguez vecinos de esta referida villa. Y  el otorgante que doy fe conozco, lo firmó y firmé Ante mi Antonio Carriegos


El documento original se encuentra en el Archivo Histórico de Zamora. Sección Protocolos Notariales.
Transcripción de Manuel Renau Sancho.

domingo, 19 de mayo de 2019

INSULTOS A LUCÍA ÁLVAREZ, 1722




Juan Alvarez maior en días vecino de esta villa, padre y legítimo administrador de Lucía Alvarez, como más convenga ante VM. , me querello criminalmente contra Theresa Guzmán mujer legítima de Simón Calvo vecino de dicha villa que es el caso premisas las solemnidades legales que siendo como es la dicha mi hija una moza honrada, buena, comedida y bien hablada con todo género de personas, enemiga de ruidos y disturbios, y asistida de todas buenas prendas y costumbres, sin cosa en contrario; dicha Theresa Guzmán, con poco temor de Dios, sin respecto a la Justicia que V.m. administra, llevada de su genio en gran detrimento de dicha mi hija; el domingo pasado que se contaron veintitres del corriente, entre ocho y nueve de la mañana, poco más o menos; sin más motivo ni causa, que dicha mi hija no haberla querido fiar una libra de carne, muy colérica y altiva, a mano abierta la dio una bofetada y la dijo que era una desvergonzada que ya había perdido la vergüenza; y porque con mucho sosiego dicha mi hija la respondió que se fuese con Dios a su casa y la dejase, se calló y fue; pero para de caso pensado cometer maior delito; pues en breve volvió a la carnicería, en donde dicha mi hija estaba cobrando. Y llena de maior furor se tiró a ella y con cuchillo le cortó una oreja, la que le quedó pendiente y esto sin embargo de que cuando la dio la bofetada, la tiró con un plato que traía y se le quebró en la cabeza de dicha mi hija. En lo cual así haber ejecutado dicha Theresa Guzmán ha cometido gran y enorme delito digno de ejemplar y severo castigo y por ello ha incurrido en muchas y muy grandes penas establecidas por derecho de estos reinos y está obligada al resarcimiento de daños. En las cuales y mayores penas que dichos delitos corresponden a Vm. Se sirva condenar a dicha Theresa Guzmán, y mandarlas ejecutar en su persona y bienes para que la sirvan de castigo y a otros de ejemplo, y al resarcimiento de dichos daños. Y resultando colgada de sumaria información que por el tenor de esta mi querella ofrezco, pido sea presa en la cárcel pública de esta villa de donde no sea suelta hasta la compropación de su delito y paga daños, salarios , dietas y medicinas, y por cuanto el cirujano de esta villa ha asistido a la curación de las heridas de dicha mi hija. De que se le tome su declaración en forma del estado de ellas y del instrumento con que han sido hechas que es todo justicia que con costa pido y juro. Y se le embarguen los bienes.
Licenciado Pinedo. Derechos seis reales.


El documento original se encuentra en el Archivo Histórico de Zamora. Sección Protocolos Notariales.
Transcripción de Manuel Renau Sancho.