viernes, 19 de julio de 2019

ROBO AL CRISTO DE VILLARRÍN DE CAMPOS (1784)


En la villa de Villarrín de Campos a veintidos días del mes de mayo de 1784, el señor don Manuel de Calzada alcalde ordinario de ella, por antemi el Escribano dijo: que en este instante que serán como las cuatro de la mañana poco mas o menos, se le acaba de dar que en el camino que sale vía recta para Villafáfila, y Otero de Seriego, como a distancia de dos tiros de bala de la Iglesia Parroquial de la misma se halla extraido de ella, abiertas sus cerraduras, el archivo donde se custodían las limosnas que los fieles hacen a la Milagrosísima Imagen del Santísimo Cristo nombrado de Villarrín, con prueba evidente de habersele robado; y para proceder a la averiguación y castigo de los reos y cómplices de tan execrable delito, debía de mandarse y mandó su merced que primero y ante todas cosas, se pase con mi asistencia al reconocimiento del mencionado archivo, su aventura, sitio donde apareció; y consiguientemente al rompimiento de puertas de Iglesia, Sacristía, y demás que se denoten, para facilitar la entrada; y cuanto resulte se ponga por fee y diligencia, y autos para en su vista proveen lo que convenga, pues por ésto que su merced firmó, así lo mando de que doy fee.

El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.

Transcripción de Manuel Renau Sancho.

miércoles, 10 de julio de 2019

RENTA DEL CRISTO DE VILLARRÍN DE CAMPOS 1784



Sépase que yo Don Tomás Aparicio cura propio de la parroquial de esta villa de Villarrín de Campos, y administrador general de las limosnas, rentas y efectos que corresponden a la milagrosa efigie del Santísimo Cristo, nombrado de Villarrín, según así lo tengo acreditado judicialmente antes de ahora, Digo: que ante la justicia ordinaria de esta villa y por testimonio del presente escribano se ha seguido pleito por Miguel Gutiérrez, hoy difunto, y vecino que fue de Villalba de la Lampreana, y otros consortes de la una parte: de la otra Tomé Herrero de la misma vecindad: y otros asociados, contra Josef Bueno, así mismo difunto, y vecino que fue de esta villa sobre el goze y obtención de diferentes tierras de pan llevar que poseía éste dentro del término de la misma, las cuales habían quedado de María Rodríguez vecina que fue del lugar de Moreruela de los Infanzones, y pertenecían a los mencionados Gutiérrez y demás consortes, a representación de sus respectivas conjuntas como sobrinas carnales que se decían de la nominada María por haber muerto ésta abintestato, sin dejar descendiente, ni ascendiente alguno: Y habiendo resultado de la prueba hecha por el insinuado Josef Bueno tocan y pertenecen las expresadas tierras enteramente a dicha Devotísima Imagen del Santísimo Cristo, por especial donación que de ellas hizo la recordada María Rodríguez, así se declaró por la sentencia definitiva dada y pronunciada, por la ante dicha justicia con acuerdo y parecer del Licenciado Don Manuel Antonio Rodríguez Charro abogado de los Reales  Consejos residente en Villargarcía de Campos asesor nombrado, de que se interpuso apelación para ante los Señores Presidente y Oidores de la Real Chancilleria de la ciudad de Valladolid por parte del explica Miguel Gutiérrez y consortes, que le fue otorgada en los cinco de mayo del año próximo pasado mil setecientos ochenta y tres, y no habiendo mejorádola ni acudido por el testimonio para ello, aunque mediaron más de veintiseis días presentó cierto escripto pidiendo se declarase por desierta la dicha apelación y por pasada en autoridad de cosa juzgada la nominada sentencia, cuya pretensión se desestimó por entonces, mandando que la parte apelante dentro de diez días concedidos por vía de equidad se presentase en el oficio la mejora de la apelación, y no lo haciendo, acreditando yo ser tal administrador y celador de las limosnas y bienes de dicha Santa Imagen con citación contraria se probehería; y aunque en virtud de la citada providencia se cumplió por mi parte con lo mandado, y la apelante acudió por el testimonio, no hizo constar la mejora dentro del término prefinido; de forma que vueltos los autos al asesor, declaró por desierta la apelación interpuesta, y por pasada en autoridad de cosa juzgada la referida sentencia en los doce de agosto del propio año; y en los dieciseis del mismo, presentó la Real Providencia para la remesa de los autos, la cual no obstante dicha Providencia y declaración, se hizo como se mandaba, y seno citó para que dentro de ocho días fuere de enviarse el seguimiento de la causa: y usando de este remedio, otorgo que doy todo mi poder cumplido; el que de derecho se requiere, es necesario más puede y debe valer a don Manuel Rodríguez hurtano, procurador en la mencionada Real Chancilleria con clausula expresa de sobrest.on especial para que en mi nombre y con representación de mi propia persona, como tal administrador y celador pueda parecer y parezca ante los señores presidentes y oidores de ella, y haciendo relación de cuanto va expresado salga y se muestra parte en dicha causa pidiendo se confirme y apruebe la sentencia dada en ella por la justicia ordinaria de esta villa condenando a las partes contrarias en todas las costas, daños y perjuicios que se originaren en este recurso por malos demandantes; y hasta que así se consiga, presente pedimentos, haga requerimientos, protestas contra diz.es y todos los demás nez.o; Oiga autos y sentencias interlocutorias, y definitivas, consienta lo favorable y de lo en contrario suplique: Siga las tales suplicaciones o se aparte de ellas, según y como viere conviene: y finalmente practique cuantas diligencias y agencias judiciales y extrajudiciales se requieran y sean de hacer; que el poder especial que para todo ello cada cosa o parte se necesita el mismo doy a dicho don Manuel Rodríguez hurtano, y sus sustitutos amplo y sin ninguna limitación con todas sus incidencias, y dependencias anejidades y con ejidades, libre, franca y general administración y con relevación y obligación que hago de los bienes de dicha Santa Imagen, de haber por firme este poder y cuanto en su virtud se hiciere, el cual para su validación otorgo ante el presente escribano con el poderio a las justicias renuncian de leyes a mi favor, y la general en forma en esta dicha villa de Villarrín a siete días del mes de enero de 1784, siendo testigos Bernardo Alonso, Juan de la Fuente y Alonso Rodríguez vecinos de ella; y el otorgante que doy fee conozco y firmo, y firmé.
Derechos cuatro reales de vellón y no más, doy fee.

El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.
Transcripción de Manuel Renau Sancho.

jueves, 27 de junio de 2019

OFICIO DE TABERNERO, Villarrín de Campos, 1784




En la villa de Villarrín de Campos a quinze días del mes de febrero de mil setecientos ochenta y cuatro, Ante mí el escribano y testigos pareció presente Alonso Toranzo vecino de ella y dijo: Que habiéndosele rematado el abasto de la taverna en público Conzejo como es costumbre para todo este presente año como mayor y mejor postor en cantidad de cinco mil y trescientos reales de vellón con ciertas condiciones, se le ha pedido en este día por Domingo Gómez mayordomo de los propios, y rentas de esta mencionada villa, haga y otorgue la correspondiente escriptura d obligación y fianza para la seguridad de dicho abasto: y viendo ser justo, desde luego en la mejor vía y forma que haya lugar en derecho. Se obligaba y obligó con su persona y bienes, muebles, raizes presentes y futuros, a la paga y satisfacción de los mencionados cinco mil y trescientos reales de vellón por razón de dicho abasto; y además de lo referido a guardar y cumplir las condiciones del remate, que a la letra son del tenor siguiente:
Primeramente que el maravedí en azumbre de las que se consuman en su taverna por menor, para el hospital de niños expósitos de la ciudad de León, con que se halla gravada esta villa ha de ser de su cuenta, y acreditar la paga con recibo de èsta satisfecho el arrendatario, o persona a cuyo cargo corra la percepción, bajo la pena de ser responsible a cuantos perjuícios se originen por su demora.
2ª Que de su cuenta y riesgo se ha de poner en Arcas Reales de la misma ciudad de León, el decho de sisa con que esta villa contribuye anualmente, rebajándole su importe del total que debe satisfacer a esta dicha villa: Y si por su omisión en hacer la paga o pagas a tiempos oportunos, se …. ministro, serán igualmenete de su cuenta las costas, y salarios que se causaren.
3ª Que en cada cántaro de vino que se consuma en su taverna siendo de tierra de Toro, o Zamora, sólo se le ha de dar por razón de ganancia cuatro reales de vellón: pero se fuere de Campos, tres; y si lo tomare dentro de esta villa lo que por la justicia se considere; bien entendido que si faltare el vino en la tabla, mas de cuatro horas continuadas, sufra la multa que se le imponga: como tambien si el vino que vendiere ni fuere de paso; pero si subcediere por algún acaso, no tener vino tinto, pueda suplir el blanco, siendo de calidad, aunque la venta de éste sólo ha de durar el tiempo que se juzgue conveniente por dicha justicia y no más.
4ª Que desde el martes de cada semana pasadas las doce de la noche, hasta el miércoles a la misma hora, puedan todos los vecinos, hijos de vecino, y residentes en las labores de temporada, comprar vino desde quartilla arriba, libremente y sin embarazo, a cualesquiera vinateros, o tratantes: advirtiendose que esta facultad no la han de tener los pasajeros ni otra persona alguna, bajo la pena de ser castigados.
5ª Y con condición que ha de dar de balde todo el vino necesario para las misas que se celebren por año en la Parroquial de esta referida villa.
   En cuya conformidad otorga la nominada obligación el citado Alonso Toranzo, y a mayor abundamiento daba y dió por sus fiadores para la seguridad del mencionado abasto a Josef Pedrero y Juan Calvo menor; y para el acarreo y venta de vino a Francisco Gómez todos de esta vecindad, los cuales estando presentes, ciertos, y sabedores de lo que en este caso les toca y pertenece; y haciendo como hacen deuda y negocio suyo propio se constituían y constituyeron por tales fiadores; y en su consecuencia todos tres juntos juntamente de mancomún avoz de uno y cada uno
de por si, y por el todo insolidum renunciando como expresamente renuncian las leyes de la mancomunidad según y como en cada una de ellas se contiene, se obligaban y obligaron con sus personas y bienes muebles, raices presentes y futuros, a que el antedicho Alonso Toranzo cumplirá en todo y por todo en lo que va relacionado en esta escriptura sin faltar a cosa alguna, y en su defecto lo harán y cumplirán estos otorgantes respectivamente como tales sus fiadores, y para ello dan poder a las justicias de S.M. competentes de su fuero, reciben la presente por fuerza de sentencia pasada en juzgado, y renuncian todas leyes y derechos a su favor con la general en forma; siendo testigos Bernardo Alonso, Baltasar Gómez y Alonso Rodríguez vecinos de esta dicha villa y los otorgantes que doy fee conozco, firmaron los que supieron, y por los que no uno de dichos testigos y firmé el escribano Antonio Carriegos.


El original depositado en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.

Transcripción de Manuel Renau Sancho.