martes, 21 de marzo de 2017

RECORDANDO AL PADRE MANUEL FLÓREZ, jesuita de Villarrín de Campos

Manuel Flórez: el silencio de un lingüista discreto
(Nació en  Villarrín de Campos –Zamora-),
Se le conocía como el hombre de las tres potencias: memoria, entendimiento y voluntad
Ángel Alonso Prieto


(La Opinion de Zamora 21/03/2017)


Acabamos de conmemorar el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Infinidad de biografías ensalzan al héroe de Lepanto y de nuestras Letras porque heroico fue también su triunfo tardío con la pluma y no exento de lucha como fue en el caso del falso Quijote de Avellaneda contra el que tuvo que pelear para no verse privado del éxito que le correspondía. Entre las muchas vidas escritas del genio, me paro en la breve biografía novelada, escrita por María Teresa León, titulada El soldado que nos enseñó a hablar.

Pero hubo antes un soldado que nos enseñó a rezar: Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, dedicada al apostolado y a la enseñanza. De los Padres Jesuitas escribió elogiosamente Cervantes, deduciéndose que estudió con ellos. Ahora rueda por los cines la película de Martin Scorsese: Silencio, largometraje sobre la heroica aventura misionera de dos jesuitas en el Japón del s. XVII. Sólo tengo elogios para esta película arriesgada de un director con un trabajo comprometido en su ya larga carrera artística suficientemente acreditada. De paso quiero elogiar a un pariente que si viviera me pediría también silencio pues la discreción era su talante de vida. Me refiero a Manuel Flórez S.J., mi tío. Empezó a estudiar para cura en una familia tan numerosa que no podía cargar con los gastos. Enterados los jesuitas de su capacidad intelectual le abren las puertas de La Compañía que le dará la oportunidad de ordenarse y alcanzar al tiempo una sólida formación en lenguas clásicas (latín y griego). Cuando un servidor se andaba devanando con ellas en la ciudad del Tormes, aunque sin los apuros del Lazarillo, desconocía su bagaje intelectual. Para mi sólo era un hermano listo de mi abuela, que murió joven. No pude conocerle pero la casualidad hizo que nos cruzásemos "virtualmente" en Salamanca por las veredas empinadas de los estudios. Decía que fuimos a encontrarnos en una clase de Latín cuando la explicación se detiene en un fragmento difícil de Virgilio -el poeta latino por excelencia (algo así como Lope de Vega y Camoens juntos)- y el magister nos ofrece varias traducciones posibles con valor de autoridad internacional, entre ellas la del P. Flórez. (¡Tanto gusto! debí pensar)
Mi tío fue un niño de pueblo, nacido en Villarrín de Campos, que se subió al tren de San Ignacio que pasaba por su puerta y lo llevó a Carrión, después a Osma, Salamanca, Innsbruck y Bonn, de donde "trajo la aportación de la filología alemana en orientación y bibliografía", en palabras del director de Perficit: Publicación salmantina de Estudios Clásicos. A ellos se dedicó con pasión y eficiencia llegando a plasmar sus conocimientos de especialista tanto en la revista como en sendas gramáticas latina y griega que fueron manual de uso en muchos centros donde se impartía con alto nivel la enseñanza de lenguas clásicas.

Con el tiempo conocí a colegas suyos y alumnos que certificaban no solo la categoría de su magisterio sino también el carácter ecuánime y afable, algo que la propia orden religiosa destacaba en la semblanza de su corta vida: "Era especialmente agradable la participación plena que daba al estudiante en el planteo y discusión de sus problemas, y resolvía de tal modo en cada caso, que aun dando a muchos la misma solución dejaba a cada uno la impresión de haber atendido a sus circunstancias personales". Se le conocía como el hombre de las tres potencias: memoria, entendimiento y voluntad. Con la mirada puesta en sus frutos intelectuales y humanos, se ve que cultivó desde niño esas "tres perlas" del alma, en palabras de Tomás de Aquino. Era como decía, de ademán tranquilo y sosegado aunque no perdía ocasión de transmitir su pasión por el latín hasta en los recreos, animando a sus alumnos a expresarse con la lengua de Virgilio, incluso jugando, algo ciertamente innovador y divertido en la línea de la pedagogía de la motivación, de tanta actualidad en nuestro tiempo. 
A pesar de su vida ordenada y dedicada al estudio enfermó gravemente. Joven y con poco más de cuarenta años fallecía en Madrid a mediados del siglo pasado. Alguien de la comunidad que le atendía, en el antiguo colegio Nuestra Señora del Recuerdo, dejó escritas unas cuartillas mecanografiadas haciendo constancia del ejemplar comportamiento en su enfermedad así como la fortaleza y piedad con que entró en agonía. Esta larga nota necrológica la guardamos con amor en la familia. Al leerla cabría pensar en un panegírico póstumo al uso si no fuera que las fotografías de cuerpo presente amortajado, nos dicen que la paz con la que vivió y enseñó quedó impresa en las facciones de su rostro. Al contemplarlas desde niño, con mezcla de miedo o estupor, y fascinado por ellas, deduje, mucho antes de empezar a lidiar con el latín, lo que significa “Requiestcat in pace”.
Presiento que el P. Flórez me está recriminando desde el cielo esta "peroratio", pero a mi madre le agradaría y no digamos a mi abuela, su hermana y compañera de juegos de infancia. "Ars longa, vita brevis".











viernes, 17 de marzo de 2017

ENTREVISTA A JOAQUÍN ALONSO -campanero-en la ETB2 del País Vasco el 17/3/2017



Recogemos una entrevista  que hicieron en la ETB 2 (Televisión del País Vasco) a Joaquín Alonso, maestro de campaneros, natural de Villarrín de Campos (Zamora).


video


F. Trancón

BIENES RAÍCES DE LUCAS TEMPRANO Y BERNARDA DE BARRIO 1772


Memoria de los bienes raices en que ha tenido cabimiento el tercio y remanente de quinto de todo el caudal que dejaron por su fallecimiento Lucas Temprano y Bernarda de Barrio, su mujer, vecinos que fueron de esta villa de Villarrín de Campos; cuyo importe vincularon por su testamento cerrado con cierta carga de misas; como de él resulta; y son los siguientes con sus linderos, sitios y cabidas:
Primeramente un herreñal término de San Pedro de Muelledes cerca de esta villa a donde llaman las Colagas que hace cinco ochavas, y linda al oriente con el prado de san Pedro, al mediodía y norte con tierras del vínculo de Don Manuel Albarez, y al poniente con Camino de San Pedro. Importe 1000 reales.
Otro herreñal término de esta villa donde llaman Sapera que hace dos ochavas y media, y linda al oriente y poniente con tierras de la encomienda de San de Rubiales, al mediodía y norte con otras de la Iglesia de esta villa. Importe 500 reales.
Otro herreñal al Camino de Otero en el mismo término de esta villa, que hace dos ochavas y cuatro celemines y medio; linda al oriente con tierras de Don Manuel Albarez, al mediodía con otra de San Josef, al norte Camino de Otero y al poniente tierra de la cofradía de la Cruz de esta villa. Importe 553 reales.
Una tierra en el mismo término y sitio del Camino de Otero que hace siete ochavas y celemín y medio; linda al oriente con tierra del vínculo Ana María Cordero, al mediodía y poniente con otra del señor Don Manuel Albarez y al norte con dicho Camino de Otero. Importe 1468 reales.
Otra tierra en término de la dehesa de san Esteban de Muelledes a donde llaman el Redondal al camino viejo de la Villa, que hace una carga y un celemín; linda al oriente con tierra de la Iglesia de esta villa, al mediodía con dicho Camino viejo, al poniente y norte con egidos del concejo y raya de la dehesa. Importe 1722 reales. Total hasta el momento 5239 reales.
Otra tierra término de esta villa al Redondal del Camino de Villafáfila que hace dos cargas y cinco ochavas; linda al oriente, mediodía y norte con egidos del concejo y al poniente Camino de Villafáfila. Importe 1225 reales.
Otra tierra donde llaman el Cerro de Oterino término de san Pedro, que hace una carga y cinco ochavas; linda al oriente con tierra del aniversario de Pozo, al poniente y norte con otras del monasterio de Moreruela y al mediodía con tierra del convento de san Gerónimo de Zamora. Importe 2600 reales.
Otra tierra en el mismo término donde llaman la Reguera que hace una carga y seis celemines; linda al oriente con tierra del vínculo de Don Manuel Albarez, al mediodía y poniente con otra del monasterio de Moreruela y al con tierra de santa Catalina de Villafáfila. Importe 1700 reales.
Otra tierra en el propio término a la senda de los Panaderos que hace cinco ochavas y media; linda al oriente y norte con tierra de la encomienda de Castrotorafe, al mediodía con la senda de los Panaderos y al poniente con tierra del vínculo de Don Manuel Albarez. Importe 1100 reales.
Otra tierra en el citado término de san Pedro donde llaman Valparaiso que hace carga y media y linda al oriente con tierra de la encomienda de Castrotorafe, al mediodía con otra del monasterio de Moreruela, al poniente con quiñones del monte san Pedro y al norte con pradera de Valparaiso. Importe 2400 reales.
Otro herreñal por dentro del Camino de Manganeses término del despoblado de Falornia que hace dos ochavas y media y linda al oriente y mediodía con tierra del cabildo de Villafáfila, al poniente con tierra del marqués de esta villa y al norte con otra del obispo de Astorga. Importe 500 reales. Suma y sigue 12525 reales.
Otra tierra término de esta villa al Camino de la Aceña, que hace cinco ochavas y media y linda al oriente con dicho Camino, al mediodía con tierra de la encomienda de san Juan de Rubiales, al poniente y norte con otra de la Iglesia de esta villa. Importe 1100 reales.
Otra tierra en el mismo término tambien harreñal a las eras del Prado que hace dos ochavas y linda al oriente y mediodía con tierra del santo Cristo de la Granja, al poniente tierra de la Iglesia de esta villa y al norte con egidos del concejo. Importe 400 reales.
Otra tierra en el expresado término donde llaman Villares que hace dos cargas y cinco ochavas y media, linda al oriente con tierra de herederos de Cecilia Pasqual, al mediodía con otra del vínculo de Don Manuel Albarez, al poniente egidos del concejo y al norte tierra del hospital de esta villa. Importe 4200 reales.
Otra tierra en el mencionado término donde llaman Valdefee que hace una carga y tres celemínes , linda al oriente y norte con egidos del concejo, al poniente tierra del hospital de esta villa y al mediodía con otra del monasterio de Moreruela. Importe 1700 reales.
Otra tierra en el citado término de esta villa donde llaman el Castellar que hace dos cargas y seis celemines, linda al oriente con quiñones del concejo, al mediodía con tierra del aniversario Ana María Cordero, al poniente con Camino de Zamora y al norte con tierra de herederos de Don Francisco Albarez. Importe 3400 reales.
Otra tierra en el propio término al Camino de Toro por delante de la laguna que hace dos cargas y linda al oriente con tierra de Don Lorenzo Pasqual, al mediodía con otra de herederos de Juan Pasqual, al poniente con dicho Camino y al norte tierra del vínculo de Ana María Cordero. Importe 3200 reales. 
Otra tierra en el expresado término por dentro de dicho Camino de Toro que hace media carga y linda al oriente con tierra de Don Lorenzo Pasqual, al mediodía con otra del vínculo de Ana María Cordero, al poniente con tierra del cabildo de Villafáfila y al norte con otra de herederos de Josef Bueno. Importe 400 reales. Suma 14400 reales.
Otra tierra en el citado término a la laguna Blanca que hace una carga, cinco ochavas y seis celemines; linda al oriente con tierra del monasterio de Moreruela, al mediodía y norte con otra de la Iglesia de esta villa y al poniente con pradera de las Nabes. Importe 2700 reales.
Otra tierra en dicho término al pradico de la Piedra que hace cinco ochavas y linda al oriente con tierra de herederos de Don Francisco Albarez, al mediodía con otra de la Iglesia de esta villa, al poniente con raya de Manganeses y al norte con Camino que va para aquel pueblo. Importe 1000 reales.
Otra tierra en el explicado término de esta villa a donde llaman los Ondalles que hace una carga y cinco ochavas y linda al oriente con pradera de los Hondales , al mediodía y poniente con tierra de la encomienda de san Juan de Rubiales y al norte con tierra de la Iglesia de esta villa. Importe 2600 reales. Suma 6300 reales.
Cuya liquidación y división habemos echo los contadores nombrados con asistencia de las partes interesadas, que aquí firmamos, real y verdaderamente sin ningún agravio según nuestro leal saber y entender. En Villarrín de Campos a doce de agosto de mil setecientos setenta y dos. Baltasar Gómez, Manuel Rodríguez, Lucas Cuerdo y Joseph Gutiérrez.

El original se encuentra en Protocolos Notariales: Antonio Carriegos. Archivo Histórico Provincial de Zamora.
Transcripción de Manuel Renau Sancho.