lunes, 21 de abril de 2014

MARIANO FERNÁNDEZ PRIETO (escultura etnográfica) TORRES DEL CARRIZAL (Zamora)



La escultura etnográfica, introduce en el arte un campo nuevo; muestra todos sus aspectos en todos sus ambientes (rural, urbano, futurista…), basando su creación en las relaciones entre grupos humanos, en la descripción de una cultura determinada actual o pasada.
Mariano Fernández (88 años, Torres del Carrizal, Zamora) se inscribe con su obra en este campo, traduciendo objetivamente  las formas cotidianas a un lenguaje familiar, a  la recreación de lo cotidiano y doméstico, con un objetivo complementario: rescatar la memoria agrícola de nuestros campesinos, dotar de volumen y color un catálogo de formas de vida que ya han desaparecido, pero gracias a este hombre especial no han prescrito.
Mariano resume su vida en pinceladas escuetas, pero descriptivas. Su padre murió en la contienda civil. Muy joven trabaja para el hogar dedicándose al pastoreo. Sin embargo, el germen de la creatividad, ese duende misterioso, invisible que se adentra en las profundidades de los elegidos, le empuja a  desarrollar su imaginación, creando objetos cotidianos, domésticos, escenas de los pastores, a traducir las faenas agrícolas, en definitiva a testimoniar la vida rural de una época, entonces fue la suya y ahora lo expone para que sea patrimonio de todos.
El barro y la madera, elementos básicos de la naturaleza se convierten en sus manos en temas reales, en piezas hermosas que van llenando de esplendor lo que antes eran materiales humildes.
La obra de Mariano es muy amplia, como su dilatada vida. Una clasificación general, no exclusiva, podría ser la siguiente:
Obra expuesta en el exterior
La componen figuras de gran tamaño, expuestas en espacios abiertos. Integran esta faceta, carros, yunta de bueyes, campesino arando, jinetes cabalgando, animales diversos (vacas, toros, ovejas, delfín, etc.), grabados en relieve, etc.
Obra expuesta en el interior
Referidas a objetos de pequeño tamaño, expuestas en estanterías y expositores del museo de Torres.
El contenido temático es muy variado. Se pueden observar diversos planos de las labores agrícolas; arar, sembrar, trillar, aventar, podar, binar... Todas estas secuencias naturales de los trabajos en un ambiente rural. A veces, nos sorprende con la puesta en escena de mujeres dentro de la cocina, lavando, elaborando queso, etc.
El estilo de Mariano-como el de todos los autores- es propio, diferente. Ya dije que es un traductor de lo cotidiano. En el desarrollo de su obra, se observa ausencia de complejidad en cuanto a la concepción de la forma. Anatomía ajustada por planos curvos, aristas redondeadas. Interpreta la figura humana siguiendo las pautas de un mundo de ensoñación que a veces lo vemos reflejado en la representación de figuras navideñas de los belenes.
Es un trabajo especial, mediatizado por experiencias externas que enriquecen su estilo sin deformarlo.
Mariano consigue escribir con barro y madera un libro esencial para comprender el pasado de nuestros pueblos, utilizando el arte para transmitir los derechos más elementales en el relato de ese conocimiento.
Apreciamos en el escultor de Torres del Carrizal un trabajo especial, que no deja indiferente a nadie y que encierra ese “algo” peculiar que sentimos cuando nos asomamos a su obra.
(Francisco Trancón)
   




































PULSAR PARA VER EL VÍDEO




Realiza: Francisco Trancón









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada